En estas fechas, cuando la suave brisa sopla, tan helada que corta la piel de las mejillas, solemos soñar con un clima cálido que caliente nuestros espíritus. Pero también hay personas a las que les gusta el frío de verdad.

Aquellos que quieren vivir una experiencia completa, con sus heladas incluidas. Y si cuentan con hermosos paisajes invernales, son los primeros en la cola para apuntarse.

Para los amantes del frío y los blancos mantos de nieve, les ofrecemos una lista de los 10 mejores destinos invernales, para que haga una escapadita y disfrutes del invierno, plenamente.

1. Dominiek ter Heide (Suiza)

Es un pueblecito de Europa enormes casonas de madera. Rodeado de altos y fuertes abetos, Dominiek, se convierte en una atracción cuando se acerca el invierno, para niños y para adultos que quieran gozar de un cielo brillante sobre la nieve.

que-ver-y-hacer-en-suiza-2

2. Damüls (Austria)

Pocos cuentos se atrevieron a relatar la belleza de este pueblo magico bajo la nieve. La magia comienza cuando atardece y las luces de las casas convierten este alejado valle, en un baile de destellos. Si quieres disfrutar de la nieve, este sitio es obligatorio.

Damüls (Austria)

3. Grazalema (España)

Este pequeño pueblo, al sur de España es el destino turístico favorito de los que disfrutan de la nieve firme y suave. Con estación de esquí para aprovechar los días de frío, Grazalema ofrece la calidez del tiempo del sur, fusionado con la pureza de la nieve del invierno.

Grazalema (España)

4. Shirakawa-go (Japón)

La primera vez que lo ves, sientes que estás en un pueblecillo nórdico, pero estás inmerso en pleno Japón. Disfrutar de la cultura japonesa en casa de madera, de gigantescos tejados, te encantará. Sobre todo, porque si vas en pleno deshielo, podrás ver asomar frutos y flores, bajo la nieve. Es precioso.

Shirakawa-go-y-Gokayama

5. Monte Buller (Australia)

Para los más aventureros y que no quieren estar parados, y menos con el espectáculo de nieve que hay en la calle. Organiza una excursión allí, para poder disfrutar de sus montes nevados, esquiando o practicando snowboard.

Monte Buller (Australia)

6. Naarden (Países Bajos)

No sólo te encantará el pueblecito nevado, con sus caminos arbolados, sino que te fascinará el diseño que tiene la base del pueblo. Lo rodea el río, enmarcando la figura de un enorme copo de nieve.

Naarden (Países Bajos)

7. New York (Estados Unidos)

Para los más cosmopolitas y ciudadanos del mundo que no quieren perder detalle de la urbanización, pero sí quieren disfrutar de unas vacaciones en la nieve. Las calles y edificios cubiertos de nieve, pero disfrutando de un muñeco en Central Park.

New York (Estados Unidos)

8. Marlow (Reino Unido)

Al pisar el suelo de Marlow, aterrizamos directamente en una de las novelas de Charles Dickens. Árboles frondosos, junto a tejados nevados y una hermosa iglesia, como centro de miradas. Las luces de las casas, iluminan suavemente los callejones de piedra, para introducirte en un cuento.

Marlow (Reino Unido)

9. Siglufjördur (Islandia)

Si necesitáis espacio, aire puro y algo de soledad para aclararos las ideas, dirigíos a este pueblo marítimo, en donde la paz se hace perpetua y donde la nieve, lo cubre todo. Las altas montañas que lo acompañan, se convierten en gigantes de nieve que reposan junto al agua.

Siglufjördur (Islandia)

10. Funes (Italia)

¿Alguien ha visto la serie “Heidi”? Bienvenidos a sus tierras, en donde los árboles crecen altos y frondosos, el sol es brillante y las montañas nevadas atraen a la inspiración. Si queréis un paisaje nevado, éste es el elegido, por excelencia.

Funes (Italia)

Como ves, muchos países acogen los fríos meses de invierno, con los brazos abiertos, por el espectáculo tan hermoso que ofrecen. Muchos de estos pueblos, son muy turísticos, especialmente en época de frío, porque es donde más partido se le saca al pueblo. Y es ese el momento elegido, para que decidas planear un viaje.

No le tengáis miedo al frío, disfrutad de él. Preparad la maleta y el abrigo, para salir de viaje en busca de una experiencia increíble, bajo un manto de nieve, que os hará replantearos, si queréis o no, volver a pasar el siguiente invierno hibernando.

Fuente: Guidemydream

Likes